Yuck: Yuck

-

Un lluvioso 13 de Abril de 1992, Matador publicó el primer álbum de los californianos Pavement. Un año antes, Nirvana había asestado un golpe de gracia al mercado musical americano lanzando Nevermind, un disco impredecible que alzaría a la banda de Cobain a la cabeza del mainstream mundial, y a su género a los altares. Unos años antes la producción casera de Beat Happening, grabando sus primeros sencillos en garajes,  fundó la cultura lo-fi…

Cuando Slanted And Enchanted es lanzado, ese lluvioso día, numerosos críticos ya habían recibido la copia semanas antes, y prácticamente todos conectaron al decir que estaban ante uno de los álbumes de la década. Pavement aglutinó todo aquello que su líder, Stephen Malkmus, había “aprendido” durante toda su vida: desde el pensamiento onírico de Lou Reed y la Velvet Underground, al sonido desgarrador de Sonic Youth y la rama Noise de Creation Record en Gran Bretaña (My Bloody Valentine, The Jesus and Mary Chain, etc). Y además aprovechó el aliento que Nirvana dio a la música independiente en los 90 presentando al gran público una filosofía de banda muy definida y que nunca se había dado antes: un sonido gutural y desgarrador marcado por las guitarras desenfadadas de Scott Kannberg y por la voz estridente y a menudo desafinada, pero con una magia irresistible, del “señor”  Malkmus.

Así, Pavement se situó a la cabeza de la música independiente hasta 1999, cuando la banda decidió disolverse para luego en 2010 sorprender a todos con una gira mundial.

Sin embargo, hoy no estamos aquí para redescubrir a la banda de California, sino para hablar de la última referencia que Fat Possum estrenó el pasado Abril en nuestro país (febrero en EE UU): Yuck, un grupo de jóvenes y educados ingleses que han sido nombrados como herederos directos del “Sonido Pavement”.

El disco homónimo de esta banda de Londres, liderada por Daniel Blumberg and Max Bloom, ha sido aclamado por la prensa mundial (Pitchfork les dio un 8,1), y ha llevado a la banda a realizar una extensísima gira mundial (en Mayo tienen 17 conciertos, acabando en el Primavera Sound de Barcelona el 28).

El primer largo de Yuck mantiene el sonido desgarrador del rock independiente americano de los 90, pero con una esencia y una frescura en las narraciones propia de la edad de la banda. Sinceridad y una herencia que defienden en todo momento.

Y es que el disco suena a NY a finales de los 80, a Crooked Rain, Crooked Rain de Pavement, a los primeros Dinosaur Jr , a Sonic Youth e incluso a los Smashing Pumpkins. Suena realmente bien, y aunque no sea una maravilla, se enfrenta a los clichés actuales (todo tiene que ser catalogado) y a un género cuyo listón está más alto que nunca (Revival Noise actual); y eso, es muy valiente.

Get Away es el primer corte del disco y, seguramente, la mejor canción del mismo: una magnífica combinación de guitarras punzantes, sonido destartalado y una voz filtrada que conforman una melodía pegadiza y directa; toda una declaración de intenciones en un primer tema estupendo que, personalmente, me recuerda al Silence Kid de Pavement.

The Wall es otro corte excelente cuyo sonido (y armonía) nos recuerda constantemente a The Pain Of Bein Pure At Heart, otro heredero directo del “Sonido Creation”. Y es que en estos últimos años han surgido bandas muy interesantes fruto de la influencia del rock independiente de los noventa que señalábamos anteriormente: así, debemos apuntar directamente al genial álbum debut de Cymbals Eat Guitars Why Are The Mountains (Sister´s Den Records, 2009) y en el que Yuck se fija en cortes como: Shook Down y Rose Gives A Lilly (con una melodía “encantadora”).

The Pains Of Being Pure At Heart también se pueden apreciar en Georgia, con arreglos de voz femenina que te sumergen en una serenidad que comienza con el quinto corte del disco: Suicide Policeman, una balada con tintes folk (las guitarras desnudas y las voces angelicales) que marcará la dirección de todo el álbum hasta la desgarradora Rubber, con un metraje de 7 minutos y que no nos puede dejar de recordar a las atmósferas asfixiantes de Radiohead.

El disco tiene una riqueza maravillosa: la franqueza de las letras, los sentimientos de las canciones, la producción magnífica y la espontaneidad de la música en sí; pero, sin embargo, algunos cortes pueden resultar un poco pesados y faltos de una fuerza que sí se aprecia en la primera mitad del disco. Aún así, cada vez que escucho cada canción (y más en un día de lluvia como en el que escribo esta crítica) me parece mejor disco y un fantástico debut para una banda, que si sigue por este camino, será una de las revelaciones del 2011; y dentro de diez años, quizá, algún grupo de NY continúe el camino de su sonido. ¿Quién sabe?

Y a mí, nada más acabar de escucharlo, lo único que me apetece es poner el Super 8 de Los Planetas. ¿Por qué será?

Tracklist

1. Get Away

2. The Wall

3. Shook Down

4. Holing Out

5. Suicide Policeman

6. Georgia

7. Suck

8. Stutter

9. Operation

10. Sunday

11. Rose Gives A Lilly

12. Rubber


[7,5]

Luis Fernández

Luis Fernandez
Este polivalente músico formó parte del equipo de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2013. Actualmente prosigue su carrera musical como integrante de diversas formaciones.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti