¿Os acordáis cuando Dumbo se la pilló doblada? “Picos” de surrealismo semanales

El/la iluso/a, el/la que está engañado/a, el/la que cree que Katy Perry es mainstream del montón pero Coldplay es música de verdad. Joder, es que le/la “despierta sentimientos muy bonitos” al muchacho/a.

El iluso no hace un ejercicio prolongado y detallado de “cerebralización” del oído para escandalizarse (porque es la novedad) de que cada canción de la música mainstream de hoy en día está hecha con el mismo aceite reciclado, el iluso no percibe que el sabor de esas patatas es muy parecido. El iluso dice que comparado con Coldplay…Adelanto una investigación de profundidad “intereconómica”: un canción de Katy Perry, la nueva de Kelly Clarkson y We Found Love de Rihanna, con David Guetta o Calvin Harris de por medio, da igual que igual da, misma sal, una de Murcia y la otra de Alicante, para que el resultado sea pum pum pum pum pum rítmico, un sample de mocos reciclado repetido con la misma complicación que el mear y la voz femenina que viste toda la canción con polladas falsas de amor: misma moto de diferente color. Solo he necesitado capacidad analítica y eso que a veces encuentro mis orejas en el culo. “Eso es mierda” (aunque no sepa el iluso por qué), pero Coldplay le hace sentir cosas muy bonitas.

La bendita y condenada niebla sobre el análisis objetivo de la música que producen los sentidos. Partiendo del relativismo inherente de una crítica musical, por mucho que la hinchada intelectual (los viejos gatunos periodistas de este mundo), se crea poseedor el dogma absoluto, al iluso hay que mostrarle los hechos técnicos de por qué Coldplay es una mamonada muy bien vestida para acordarse de esa ex novia que le quería mucho. Engañar a la realidad con los sentidos: la mayoría de los productos de la maquinaria capitalista están encaminados a ofrecer “esa vida mejor”, no lo es menos un producto musical como Coldplay porque el iluso se cree que el Señor Padre de Manzana dirige una banda que le sale la música de verdad, desde el corazón como dirá en las entrevistas. Ahora bien, la música se ha empaquetado tan bien por la industria que aparentemente para muchos no existe el marketing detrás, toma venda a los ojos porque “¡sacrilegio, que la música es arte!”; es como los penaltis del Madrid para el AS, no existen pero ahí están. El iluso desconoce que forma parte de un target individualizado definido por unos señores en un despacho, reflejado en un papel con una estrategia definida y unos mensajes que transmitir mediante unos canales. El iluso se agarra a los sentimientos, esos que el buen plan de marketing le han “supositado”, para ocultar que Coldplay es El Jarabe de Palo británico, todas las canciones son iguales:

  • Hecho nº1: El vocabulario de sus canciones es, como decirlo de forma suave, ¿menos extenso que el de mi prima de 2 años? Si me dan un millón por cada uno de esos “Uuuuuuuuuuoooooooo” y “Ooooooouuuuuuu” autistas de sus cinco discos me convierto en político valenciano: Clocks, Hearts Like Heaven, Major Minus, Don’ Let It Break Your Heart, Life In Technicolor (que no tiene más letra que un “Oh” prolongado), Lost!, Yes, Viva La Vida, Death And All His Friends, X&Y, y las que me dejo. ¿No suenan ahora, iluso, todas iguales?
  • Hecho nº2: Al menos sus tres primeros discos tenían algo de decencia como para presentarlos. Hay una ligera superior variedad dentro de cada álbum sabiendo que técnicamente son los Manolo y Benito de la música pero vestidos de Georgio Armani. Podemos denotar leve autenticidad armónica y, sobre todo, son más alegres, no empujan a llorar en la almohada bañándote en el charco de mierda de la tristeza, que hay mucha gente que le gusta eso (al parecer la auto-auto-compasión tiene algún tipo de cualidad espiritual que no he descubierto).
  • Hecho nº3: Y espera, iluso, que faltan los “Aaaaaaah” salidos del armario: los gallos locas de Charlie Brown, por ejemplo, y la lista es interminable. El porcentaje de piezas de Coldplay con vocales alargadas como si fuera un flautazo en el orto está en torno al 80% según estima mi equipo de investigación. Ya va siendo hora que el Señor Manzana se quite la cáscara de palomita atascada en la garganta, aunque lo mismo es un dispositivo artificial para emitir cacofonías que ellos llaman “vocales”.
  • Hecho nº4: Iluso, para los Grammys ellos están en la categoría “rock”, aunque también Maná, otra de esas bandas de una pista, se merece un premio, pero a mi no me engañan con emulaciones guitarreras de todo a cien de Springsteen. Por no hablar de esos simplones teclados a los que se podría poner a los mandos Ross Geller en su carrera musical fracasada.
  • Hecho nº5: Por no hablar de los supuestos plagios que muchos sospechan que tienen, que bien es verdad que, primero, al ser mas populares son más el centro de atención de músicos menores que buscan sacar tajada promocional (hubo una época que estaba de moda denunciar a Coldplay por plagio al igual que lo estuvieron los tazos); y dos, el concepto de plagio musical es relativo, y no me voy a poner a escribir una columna sobre ello ahora porque nos dan las uvas. Pero el hecho irrefutable es que tanta denuncia muchos argumentan que podría esconder un trasfondo detrás.
  1.      Every Teardrop Is A Waterfall vs Ritmo De La Noche (una pena que no cogieran La Macarena).
  2.      Viva La Vida vs Joe Satriani.
  3.      Viva La Vida vs Creaky Boards.
  4.      Viva La Vida vs Cat Stevens.
  5.      Princess Of China vs una artista vietnamita afincada en Estados Unidos.
  6.      Coldplay vs Gama (una banda mejicana).
  7.      Fix You vs Grace Under Pressure de Elbow.
  8.      Paradise vs Wish I Could Fly de Roxette.
  9.      Talk vs Computer Love, tema de la banda ochentera alemana Kraftwerk.
  10.      Clocks vs la melodía de un videojuego de Konami de 1987.

O por los dioses de los astros es demasiada casualidad o estos británicos tienen una jodida y magistral mano negra detrás que es un autentico perro rastrero para buscar melodías en el punto más recóndito posible. Aunque, realmente, es demasiado imbécil porque hoy en día con la red global online, el de Sebastopol escucha algo que cuelgan en Tegucigalpa.

  • Hecho nº6: Si llamas a tu hijo (¿era hijo o hija?) “Apple”, no solo debes esperar que le hostien de lo lindo en el colegio sino que uno de tus álbumes tenga la etiqueta de “Mylo Xyloto” puede ser tan propio de ti como haberle dejado a Victoria Beckham bautizarlo. No me preguntéis,  porque cuando he movido el dedo para investigar lo que significaba (y es que no me despierta ninguna curiosidad intelectual), he ido a llenar el vaso de vino.
  • Hecho nº7 y final: Un truco para corroborar la “Teoría De La Elocuencia Sonora de Coldplay Para Despertar La Vena Sentimental” es ponerse todas las canciones de sus cinco discos en Spotify, saltando intermitentemente en secciones de cinco partes en cada canción. Coge papel y lápiz y contabiliza los “ooooh” y “uuuuh” autistas, los gallos “aaaaah” alargados, los guitarreos de plástico, los cambios de voz para hacer crescendos de niña de Youtube, la tonada laralaralaralaralalalalala épico-dramático y, en líneas generales, toda la vestimenta puesta para hacer brotar los sentimientos que nublan el análisis musical.

“Es que Fix You es un temazo”, dirá el iluso. Sí, lo es…para un video-montaje de cuando fuimos campeones del mundo (de basket, que yo soy de basket), pero fuera del contexto de cuando Marissa y Ryan se separaron (joder que pena me entró) no queda más que para disfrazar durante cinco minutos que la realidad de la relación con tu novio/a es una puta mierda. Llamemos a las cosas por su nombre, esta @elefancracia lucha cada jueves contra el deporte nacional de la hipocresía, por eso consumir la BBC Radio 1 cada día con consciencia de la zapatilla de Rihanna, David Guetta y Katy Perry que me embudan no es malo; lo execrable es decir que Coldplay es una buena banda. Aquí no atento contra el patrón de consumo del iluso, el engaño es libre y deliciosamente disfrutable, como si quiere follar con Yellow de fondo, solo destapo el escándalo Watergate de la música. Si hasta me acabará gustando Coldplay después de esta sobredosis de 24 horas.

Contenidos similares: