El blues del desierto

-

Anita Pallenberg pasó de compartir la cama con Brian Jones a lanzarse a los brazos del tipo de los riffs más abrasivos del rock and roll, Keith Richard. Todo ocurrió en Marruecos. La huida de los dos amantes por el país africano supuso el comienzo de un viaje lleno de influencias musicales, desvíos psicotrópicos y las primeras líneas del romance más destructivo de la historia del rock. Era 1967. La semilla del R&B debió quedarse en el continente del desierto y creció como un oasis hasta que en 1979 nació el blues fabricado por tuaregs. Malí fue el lugar del alumbramiento, una decena de músicos dejaron las armas en el suelo para coger las guitarras eléctricas y emparentarse a fuego con el sonido estadounidense que nació de los dedos de Jimi Hendrix y que Keith pervirtió con su atractivo veneno.

Se llaman Tinariwen y han sido durante muchos años la voz de un conflicto que viene de la marginación cultural y económica hacia el pueblo de los Tuareg. La lucha comenzó en los 60’ y en los 90’ tuvo su receso. Malí y Níger eran los lugares calientes. En 2012 hubo una nueva rebelión que acabó con la proclamación de la independencia del Estado de Azawad que NADIE ha reconocido aún y que está sufriendo ahora mismo un terrible proceso de islamización.

Tinariwen siguen tocando, y desde que fueron descubiertos en occidente gracias a su actuación en el primer Festival del Desierto han sacado a la luz joyas como ‘Amassakoul’ (World Village/Harmonia Mundi, 2004), una maravillosa mezcla de instrumentos y culturas que aboga por voces étnicas y ritmos americanos. Punteos salvajes y alaridos tristes más peligrosos que las balas que apuntan hacia el fin de una situación injusta. El Grammy les llegó con ‘Tassili’ (Emma/Universal Music, 2011).

Terakaft

Su influencia ha marcado a la siguiente generación que apuesta por el poder de las guitarras. Terakaft es la banda heredera de esta tradición de tuaregs con turbantes que han conseguido trasladar sus tormentas de riffs hasta Europa. La repetición de sus notas y sus voces ásperas consiguen introducirte en la vida del desierto, la que quema, seca y mata. Pero ellos llegan aquí como una lluvia, aquello que, dicen, más valoran de occidente. ‘Kel Tamasheq’ (World Village , 2012) es su último álbum, una vuelta de tuerca al rock donde la música africana interfiere como unos cuantos cuchillos que la afilan hasta conseguir ritmos tan portentosos como la seductora y setentera ‘Imidiwan sajdate ahi’.

La banda capitaneada por Diara también ha manejado Kaláshnikov pero ahora es el momento de utilizar el arte para luchar. No lo tienen fácil ni siquiera siendo estrellas. Diara fue detenido en Argelia en una ocasión en la que le confundieron con un terrorista ya que su pasaporte lleno de sellos despertó sospechas. Philippe Brix, el mánager de Terakaft, que también está detrás de Tinariwen le salvó con sus influencias.

Como ellos hay numerosos grupos de la zona que levitan entre el calor del rock y el del sol del desierto. Tamikrest es uno de ellos, su último trabajo, ‘Chatma’ (Glitterbeat, 2012) es un ejemplo de producción impoluta donde las cuerdas vocales se suavizan. También hay sitio para el afrobeat y el jazz experimental en esta ola. Genios como el nigeriano Seun Kuti llevan alimentando el poder musical de África desde hace años. La furia con la que toca su saxo es extenuante y casi milagrosa.

Poco queda de la sombra del joven Keith Richards que pasó por Marruecos y le robó la novia a su amigo… Philippe Brix le contó a Fernando Neira (El País) cómo cuando le regaló a Diara el ‘Sticky fingers’ de los Rolling Stones éste dijo: “Ah, sí, esos tipos son muy buenos. Y además tienen un guitarrista que toca un poco como nosotros. ¿Cómo se llamaba?”.

Pedro Moral
Periodista especializado en Cine, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue su carrera en diversos medios.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti