Laura Palmer no tiene nada que ver con esto, pero nos viene a la memoria inevitablemente y es una pena porque por mucho que adoremos la obra maestra de David Lynch, este joven cuarteto de Chicago de enorme talento merece que focalicemos nuestra atención en su debut y que no nos distraigamos con variedades. La culpa es suya por llamarse así. Tras escuchar esta portentosa obra de rock heterogéneo queda claro que Twin Peaks merecen otro nombre que induzca a pensar en ellos y sólo en ellos. Después de sumergirnos en ‘Sunken’ (Autumn Tone, 2013), valga la redundancia, no queremos salir al exterior.

Las guitarras de estos cuatro jóvenes que no superan la veintena se clavan con energía en nuestro sistema nervioso. El power pop deja paso a riffs líquidos que empapan la atmósfera del disco. Y todo pasa por un garage lleno de rincones a explorar, así ocurre en cortes como ‘Fast Eddie’ o ‘Out of Commission’ -ese riff para el que casi no hay tiempo en mitad de la canción es impagable-. Sus notas se encumbran como la religión que acaba con nuestros prejuicios (si es que los tenemos) sobre la impertinencia juvenil.

Sus mejores momentos, esos que retiran nuestra mente al ensimismamiento, son aquellos en los que se acercan a ‘Oshin’ (Capture Tracks, 2012), la obra maestra de DIIV. Twin Peaks se ha adueñado un poco de la fórmula secreta de la banda de Zachary Cole Smith, aunque la solución final sea más edulcorada como demuestran temas como ‘Natural Villain’ o ‘Irene’. Y por supuesto, larga vida a los Strokes, sobre todo en ese abrelatas titulado ‘Baby Blue’.

Pero ojo, estos chicos no sólo son un retal bien construido de géneros alimentado con las mejores influencias posibles. También saben hacer disfrutar al que se deje con cortes tallados con madera nueva como ‘Stand in the Sand’, donde las guitarras se entrecruzan en un ritmo adictivo. Las ganas de más brotan sin previo aviso. Más que nada por la corta duración de un LP que apenas sobrepasa los 20 minutos. No sé si estamos ante la nueva gran banda del rock indie, pero si a partir de aquí su trayectoria es ascendente, no hay lugar a dudas de que casi sí.

Contenidos similares: