Entrevistamos a Mucho

‘Si la musica va por modas, que le follen a las modas’

Hablamos con Mucho de su primer disco, de su pasado con Sunday Drivers, del futuro y del rock de toda la vida antes de su paso por la mítica sala Sol de Madrid donde Martí (voz, guitarra y teclados), Fausto (guitarra), Miguel (bajo) y Carlos (batería) hicieron lleno y arrasaron.

¿Por qué Mucho?

Martí: Es una expresión euskaldun, una forma de decir “bravo”. Lo escuchamos en conciertos cuando íbamos a tocar a Donosti y nos hizo gracia, lo teníamos como chiste interno cuando alguien hacía algo que molaba.

Carlos: Cuando estábamos en la videoconsola y alguien hacía un regate lo gritábamos.

Fausto: Ahora ya no podemos hacer el chiste, si vamos a un concierto y lo gritamos nos convertiremos en los tontos del concierto… (risas)

Martí: Lo más difícil de este grupo ha sido ponerle nombre y fue pura inspiración de Carlos, vino un día y dijo: ¿y por qué no nos llamamos mucho?

Miguel: Nos quisimos llamar Nueve, Gigante, Perro, Gallina…

¿El grupo salió sólo o estaba planeado desde el principio?

Martí: Nos juntamos para tocar unas cuantas versiones y pasar el rato. Al final grabamos una maqueta, vimos que nos gustaba y pensamos que debíamos ir para alante.

Fausto: Empecé a tocar la guitarra con Miguel con 16 años, íbamos al mismo instituto y Carlos se unió enseguida. Recuerdo subir a la capilla del instituto que era el único lugar del colegio donde se podía tocar la guitarra. Recuerdo que tocamos allí Highway to hell. (risas)

Lleváis mucho tiempo en la música, desde que comenzasteis con Sunday drivers hace más de diez años ¿qué ha cambiado ahora que volvéis a empezar de cero?

Miguel: Cuando lo dejamos con Sunday Drivers no estabamos cansados, sino más bien acomodados. Funcionábamos muy bien, teníamos mucho público y buenos discos. Mucho supone un reto al empezar de cero y también intentar divertirnos más, dejar a un lado la profundidad de nuestra anterior banda y ser más cercanos, en definitiva, hacer más rock.

Fausto: Es un poco lo que nos ha salido, el cambio se nota más por las letras de Martí, somos los mismos músicos haciendo lo mismo.

Martí: Lo que si ha cambiado de aquellos años a ahora, a parte de que sabemos tocar mejor, es la situación de la música. Cuando empezamos, los sellos nos pagaban los discos y ahora no. Hemos vivido la muerte de la música, del negocio discográfico y ahora hay otra manera de hacer las cosas. Me parece muy interesante el momento que estamos viviendo, pero no se puede tener una mirada clara porque estamos sumidos en una crisis. A pesar de todo es un buen momento musical en este país.

 

En el disco las letras hablan de fútbol, fiestas…

Martí: Nuestras letras no son biográficas, son sensaciones, emociones, cosas que nos han ido ocurriendo día a día desde que iniciamos el grupo…y en este último año hemos tenido bastante fútbol, la verdad…

¿Y fiestas?

Marti: También, claro, aunque no somos un grupo fiestero, de hecho no tomamos drogas. Puede que seamos el único grupo de rock de este país que no se droga…lo mismo no quedamos bien por no hacerlo…pero me la pela. Intentamos transmitir también emociones más sociales, como la situación socioeconómica que estamos viviendo en general.

En el disco se ven toques muy de los Stones, de The Who ¿Algún referente español?

Marti: Como Mucho es algo un poco distinto, más bien son gustos. Nos gusta Sidonie, Love of lesbian, Lori meyers o Deluxe. Son grupos que lo hacen muy bien.

Miguel: Todos esos grupos tienen referencias clásicas. La música en el fondo creo que es como una rueda, va girando y la adaptas un poco a tu forma de ser y tocar.

Carlos: Somos colegas y tampoco tienes un ídolo de hace cuatro años.

Martí: Para mí un ídolo es Jack White pero a los grupos de aquí les ves más cercanos porque compartes vida con ellos.

¿Qué metas tenéis con Mucho?

Fausto: Somos como los ex alcohólicos, one day at a time. (risas)

Martí: Nuestro objetivo es tocar directo a tope, como hacen todos los nuevos grupos. Tenemos que ganar a nuestro público con buenos directos para intentar enganchar a la gente, porque nosotros lo que queremos es vivir de nuestra música y hacer muchos discos. Los grandes genios que ha tenido la música son los que más han trabajado, sino que se le pregunten a David Bowie, es un maldito genio, pero ha currado la vida.

Miguel: No es nuestra intención llenar estadios, si eso llega algún día y lo sabemos manejar de puta madre, pero eso a lo mejor nos mata.

Carlos: Ayer hablamos de grupos que llenan estadios como Rolling Stones o U2…creo que hay que ser muy inteligente, esa gente no se la juega para nada…además podrían dejar de hacer música y vivir de lo que hicieron pero ellos siguen ahí por puro placer.

Martí: Si pierdes la perspectiva y empiezas a pensar en el público o en ser algo que no eres estás acabado.

Miguel: Corres el peligro de dejarte influir por opinión ajena a la banda y acabar en un sitio donde no te encuentras bien. Hay mucha gente que lo que quiere es venderte como producto final.

Fausto: Con Sunday Drivers tuvimos una experiencia parecida. En Francia, cuando sacamos Little heart attacks en 2004, On my mind se coló en la lista de las cinco canciones más escuchadas de la radiofórmula. De repente empezamos a actuar en festivales grandes y a salir en programas de televisión muy importantes donde nos veía mucha gente.

Carlos: Cuando haces eso y se te acaba el chollo, tienes que tirar con otro disco porque al fin y al cabo son tus colegas y es tu grupo.

Marti: No puedes hacer es fundamentar tu carrera en la respuesta del público, dar un pelotazo y que luego no te escuche nunca nadie más. Eso es industria, no música.

¿Es este un buen momento para dar un poco de Rock’n’Roll?

Miguel: Nos da igual el momento.

Martí: Al final lo que hablan son las canciones. Puedes vestirlas de rock o de los ochenta, pero si al final es buena no importa nada más. Arcade Fire en The Suburbs en tienen una canciones muy de los ochenta y son un tema buenísimos. Si esas canciones las hubiera hecho The Band con guitarra y piano hubieran sido igual de buenas. Hacemos rock, pero no tengo claro si es psicodélico, o pop-rock o rock en español…

Miguel: O Rock sinfónico (risas)

Martí: No hemos intentado inventar la pólvora, pero el Rock no va a morir nunca. Ahora tenemos a The Raconteurs, Black Keys… son rock puro, una jodida pasada.

Carlos: Ya lo dijo Neil Young hace años…

Miguel: Esto siempre está, si va por modas…que le follen a las modas.

Agradecimientos a Tomas Heredero y a los chicos de Mucho

J.Castellanos / Berto Barros

Contenidos similares: