Washed Out: Within and Without

Si a uno le preguntaran dónde es capaz de dar rienda suelta a su imaginación con mayor facilidad y contesta que en la cama, tal vez no sonaría extraño. Un lugar íntimo, recogido, aislado del mundo con las persianas o abierto al mundo como las ventanas por la mañana. Es indudable que la habitación de cada persona la define mejor que muchas palabras y que, por tanto, tal vez allí pueda sentirse más uno mismo.

Entonces no debería parecer raro que un tal Ernest Greene volviera a los 25 años a su ciudad natal con el objeto de componer la música que escuchaba en su cabeza. Más concretamente tomó el rumbo de Perry, Georgia, y se encerró en su habitación, donde lanzó al mundo nada menos que dos EP’s durante dos meses consecutivos. Así fue como se hizo un nombre, trabajó su carácter y lo lanzó al mundo. Pero, ¿qué había dentro de su cabeza?

Últimamente, los artistas que tienen la capacidad de atender a los 6 años a los tratados de electrónica de Kraftwerk les da por participar en el género de la electrónica ampliando no sólo la sonoridad de unos instrumentos que siguen perfeccionándose y que aún no están explorados del todo, sino en un ámbito conceptual. Por esa razón, no es extraño de unos años a esta parte, que una persona sola en el escenario pueda atraer con música de calidad a decenas de miles de personas; gracias a las personalidades de la electrónica actual.

En este caso, Greene, o mejor dicho Washed Out, se introdujo en el mundo cambiante e inspirador del chillwave que ya tenía muchos representantes. El más importante de ellos, Panda Bear, que lo popularizó, alguno de los máximos exponentes en la actualidad, el genial Toro y Moi. Sin embargo- y dentro de la propia paradoja de la electrónica en la que el uso de las mismas claves no implica la existencia de una similitud-, Within and Without no suena a nada parecido. De hecho, lo genial de la aportación de este disco es la clave más pop y comercial: la forma en que consigue definir en vez de diluir cada una de las herramientas que utiliza. En ese sentido está más cerca del lo-fi que de la psicodelia y la abstracción que parecían ligados a la evolución de la nueva electrónica- olvidándonos del minimalismo del post-dubstep-.

Within and Without es un disco variado, elegante, dinámico y que demuestra una gran creatividad. Tiene una riqueza que ninguna de sus canciones por separado resume y que en conjunto son capaces de formar algo muy diferente. En definitiva, se trata de un disco conceptual donde la voz de Greene se desdibuja a través de un filtro distorsionador muy potente- al estilo chillwave- y los loops ya no son esa divertida, incisiva y ochentera punzada de su pasado single Feel it All Around. Comienza con Eyes Be Closed, una canción que perdería en una votación por el tema del verano- de hecho lo hizo en Stereogum respecto de Pumped Up Kids de Foster the People– pero porque no es su campo de juego. Casi engaña al inicio del corte con los delays deconstructivos, pero la percusión ata la sonoridad diluida y la hace participar del genial single del disco.

El resto del álbum no se divide en partes, sino en distintos cortes. Personalmente me encanta la que puede recordar al toque kraut del último disco de The Horrors: Amor Fati, la deliciosa y delicada Before o Echoes, que es la representación del lo-fi más triste y melancólico.

El primer largo de Washed Out no es un disco para aprenderse las canciones de memoria, para vivir y sonreír en el verano o para bailarlo como un enloquecido, aunque sí para zarandearse con los ojos cerrados. Son estructuras e ideas que han sido creadas al detalle en el lugar más íntimo de todo un artista, y así tiene que ser disfrutado.

SUBPOP [2011]

[8]

C. Naval

Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.