Los discos de BRMC: del peor al mejor

Los grupos de California han dado un giro importante desde que comenzaron los 10’s. La mayoría son bandas neoyorquinas o de otras puntas del planeta que buscan el calor de Los Angeles y vivir cerca de las estrellas de cine para creerse artistas al 100%, y los menos conservan el sonido más puro de Norte América y llevan en la sangre el blues y el folk.

Black Rebel Motorcycle Club son los herederos de la conjunción de música de raíces y música con espinas en su versión más escuchable. Hay grupos que han reclamado sólo las raíces como Black Lips y Black Keys, otros que reclamaron sólo las espinas, como The Jesus and Mary ChainBlack Rebel perseguía una especie de mezcla que les sale de dentro. El producto final es un noise-blues-folk que roza la perfección.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

5. Take Them On, On Your Own (2003) 

El segundo disco de la banda posee un sonido potente reconocible en todos los trabajos y añade muchos elementos noise que enriquecen lo presentado en el primer trabajo. Parece que se pierden en una experimentación que todavía no controlan, con cortes reconocibles y arrasadores como ‘Six Barrel’ ‘Shotgun’ o raros como ‘Abstract Drago. Poniendo el disco junto a los otros podemos decir que los problemas que tenían con Virgin, los problemas con las drogas de Nick Yago y su experimentación hicieron que este fuera el menos estable de sus trabajos y el más irregular.

4. Beat The Devil’s Tattoo (2010)

La potencia y el blues en este último LP quedan sepultados por un noise que de seguro tiene más sentido en un directo que en un disco de estudio. Salvo en los cortes ‘Long Way Down’, ‘Conscience Killer o ‘Beat The Devil’s Tattoo’, más escuchables. Los conocidos riffs de estos amantes del cuero y las motos se ven representados en ‘War Machine’ más que nunca, pero la inestabilidad de la banda que les hizo tener que sustituir a Nick Yago a la batería una vez más por Leah Shapiro. Podemos achacar a esto que su sonido no vuelva a ser lo que fue.

3. B.R.M.C (2001)

Siendo su primer disco, contiene canciones sobre las que se apoya su directo. ‘Red Eyes and Tears’, ‘Spread Your Love’ y ‘Whatever Happened To My Rock ‘N’ Roll’. ¿En cuál de sus conciertos el público no la ha pedido hasta reventar? Pero aunque contenga los himnos de la banda (como suele suceder en el 90% de los casos) no tiene el aspecto cerrado y la solidez que Peter Hayes y Robert Been consiguen dar a las siguientes grabaciones. Terminando aún de perfilar el estilo del trío pero con un sonido ya trabajado y que llegaría a ser característico. Este disco sirvió como presentación de lo que sería una carrera musical esperada por muchos.

2. Howl (2005)

Lanzar un largo con este nivel de folk y blues en el 2005 tiene mérito, pero más lo tiene la composición de cada una de las piezas. Desde los arreglos vocales de ‘Shuffle Your Feet’, hasta la cadenciosa ‘Howl‘ y las baladas folk ‘Devil’s Waitin’, ‘Sympathetic Noose’, ‘Complicated Situation’ o la brillante ‘Weigh of the World’. Da igual que Black Rebel Motorcycle Club se desmarcaran de su sonido más típico si iban a escupir estas 13 joyas. Abandonaron la evolución natural de su estilo para desarrollar canciones que llevaban hechas mucho tiempo y exportar el folk-pop-rock. Era la primera vez que su batería Nick Yago les dejaba en la estacada y decidieron recuperar el protagonismo de las guitarras y las voces. Ese que sólo tienen cuando el compositor está a solas en casa preparando el siguiente disco. Se bajaron de la moto para sentarse en la mecedora pero pensaban volver a las dos ruedas rápidamente.

1. Baby 81 (2007)

Si existe algún disco que les saliera perfecto a estos tres músicos ese es Baby 81. No sólo porque retomaron el sonido de ‘B.R.M.C.’ y ‘Take Them On, On Your Own’ después de la experiencia que les brindó ‘Howl’, sino porque es una mezcla de todas las mejores características que puedan tener en su máxima expresión. Posee a ratos la intensidad más rockera de sus primeros trabajos, la levedad que después desarrollaron en ‘The Effects of 333′, la creatividad y frescura con la que iniciaron… Es absolutamente increíble. Sobrecoge con ‘All You Do Is Talk’, o ‘American X’, la balada ‘Not What You Wanted’ que aúna toda la amargura derrotista y oscura de los moteros solitarios de forma alegre. ‘Baby 81′ es un canto a aprovechar los momentos solitarios y la juventud como recuerdo. A apostar por una forma de vida que te llama y no se puede rechazar. A subirte con chupa de cuero y cadenas al escenario de Benicàssim o a La Riviera y que todo te de igual puesto que sólo a tu manera podrás tomar todo el aire que necesitas.

 

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.