Garbage | Not your kind of people

Critica Not Your Kind of People de Garbage | HTM

Estoy en estado de shock. No es para bien, aunque tampoco para mal, simplemente no se qué hacer con este álbum. No es de extrañar, ni tampoco una novedad, pues este Not Your Kind Of People (2012) obedece a la coherencia de su banda autora, Garbage, quienes encuentran su zona de seguridad en lo ecléctico, lo contradictorio, lo ambiguo y extravagante. Su quinto álbum de estudio, tras siete años de separación, se manifiesta como un retorno más fuerte, en la variopinta línea de la banda, pero más dura, cercana a sus primeros trabajos y trayendo un sonido más sólido y extenso, llevando su estilo a fronteras más agresivas en su búsqueda sonora.

El problema con el que me encuentro es el siguiente. Hay temas o partes de los mismos que parecen aceptables, incluso algunos muy bien logrados, pero otros directamente me parecen repulsivamente desagradables al oído. Como ejemplo de cada una de estas sensaciones tenemos Control, una estructuración pop con tintes de blues rock que para mí es la mejor canción del álbum; y por el otro lado tenemos Blood For Poppies, un tema (que no el único) que suena como si a Rebecca Black le hubiera dado por entrar a robar el equipo de Nine Inch Nails.

Entendámoslo con perspectiva. Es de por sí una banda complicada y que disfruta removiendo en el baúl de los géneros a ver cuál le sienta mejor a cada canción, lo que irremediablemente te decantará por unos temas y hará que otros te resulten insoportables. Con los noventa como telón inamovible de fondo, los cortes se mueven entre el post-grunge, la electrónica o el dark pop. El uso de la electrónica se ve bastante reducido, dando cabida a más guitarras ultrasaturadas y baterías que, aunque “electronizadas”, recurren a un estilo bastante similar a las del rock industrial. Temas como Battle In Me, con su enérgico final, o Man On a Wire ejemplifican este sutil distanciamiento del electro-pop que las precedían.

En el lado negativo encontramos Automatic Systematic Habit o Felt, aunque, como digo, ineludiblemente sujeto a gustos más que con cualquier otra banda, pero eso sí, I Hate Love por mucho bombazo que sea a mí me sigue sonando a Camela en inglés. Las baladas más oscuramente poperas encuentran un sitio donde lucir, con cortes como Not Your Kind Of People y Beloved Freak, temas que si bien al principio se reducen a simples estructuras populares necesitan un tiempo de maduración y desarrollo que se agradece y despunta de otros temas más triviales musicalmente.

La temática en cuanto a las letras de la cantante Shirley Manson sí que se mantiene férreamente rígida, con un enorme peso sobre la mentira y el rechazo al amor frente a su interminable búsqueda, todo desde el reivindicativo feminismo, no tanto político o social como personal, al que acostumbran sus composiciones, apareciendo estas en la absoluta mayoría de los temas. Con unas letras irregulares, algunas brillantes y otras muy pobres, recurren al uso de efectos y arreglos vocales muy efectivos y trabajados para compensar este desequilibrio. Las bases instrumentales son directas, los arreglos musicalmente simples, incluso torpes y disonantes al natural en alguna que otra ocasión y que, sin más remedio, otorgan un protagonismo omnipresente a la voz, cuyas variadas capas tanto principales como secundarias sí que se valen por ellas mismas con soltura.

Una banda muy personal y que necesita de un público similar, con temas que pueden gustar indistintamente pero que finalmente resultan complicados de seguir en su totalidad. No creo aventurarme mucho al decir que este podría ser su mejor disco, siendo su esperpéntica variedad el corazón de su valía y a su vez su mayor lacra. Eso sí, son fieles a sí mismos en su singularidad y ese es un rasgo muy infrecuente que merece una gran valoración.

  • Sorteos en exclusiva, todo el contenido.. Hablatumúsica en FACEBOOK

Contenidos similares: