Broncho | Can’t Get Past The Lips

-

 

AUTOEDITADO

[2011]

[8]

Estos tíos suenan; y suenan de verdad.

La púa solloza sobre las cuerdas; es un gemido punzante, que agoniza anticipándose a la descarga que vendrá después: Pick A Fight, ¿qué es esto? Los acordes despegan, sucios, para servir de entrada a una base rítmica coherente, de verdad, de esas que no se ven habitualmente. El sonido está ahí, te atrapa, te ahoga entre los riffs y la voz de Ryan Lindsey, inmensa. Aquí hay urgencia, hay furia y muchas ganas de pasarlo bien. Esto suena, y suena de verdad.

Broncho, recuerden este nombre; es una banda de Tulsa, Oklahoma, que acaba de sacar su segundo largo, Can´t Get Past The Lips, y que no nos van a dejar respirar.

El disco abre penetrante, directo a la sien: Pick a Fight es un tema redondo, un pildorazo; una bala de rabia e ira que viene teñida de la herencia eterna de grupos como The Adverts o los primigenios Stooges.  Cuando escuchamos los primeros minutos de este tema nos envuelve aquel desconcierto de One Chord Wonder, primer corte del imprescindible Crossing The Red Sea With The Adverts; un disco del año 1977, cuando todo el movimiento Punk estalló para regalarnos la generación más prolifera y genial de bandas, de bandas de verdad.  Esto es algo que tenemos que señalar en esta joven banda que, como dice su web, “No es nostalgia, es natural”: ellos han escuchado, han mamado, y han aprendido de toda la riqueza musical que los rodeaba. No es algo impostado, han llegado a descomponer a los últimos Ramones, a los siempre presentes Replacements, a los Adverts, Buzzcocks, etc. para crear un discurso propio, y con mucha clase.

En segundo término, y sin respiro, entra Insert Coin: El bajo marca la distancia para que la descompuesta voz de Ryan camine recordándonos, por momentos, a Jack Lee. Otro corte certero, espontáneo, en el que los elementos se estructuran de tal forma que crean un tejido impenetrable, muy bien construido, y donde regresamos a finales de los años 70, para intentar salir a la superficie. Sin embargo, esto resultará difícil cuando los primeros compases de Try Me Out Sometime nos agarren: el Single, y tercer tema de Can´t Get Past The Lips, es inmenso, uno de los mejores sin duda. Por momentos vuelven a nuestra mente The Adverts, y esa forma tan “coherente” de entender las canciones que tenían, pero sobre todo The Replacements: no entraremos a describir las virtudes del grupo de Minneapolis (¿no hace falta, verdad?), pero decir que sus canciones han influido a todas las generaciones posteriores en los estados unidos, desde Nirvana a Pavement, y por supuesto, también a Broncho. Así, Tim está presente en estos 21 minutos que dura Can´t Get Past The Lips, suficientes, y necesarios.

A continuación encontramos I Don´t Really Want To Be Social, con un poco de la Beat de Paul Collins y amparada en un pequeño respiro sobre el resto del largo: una melodía más sosegada que no abandona ese sentimiento nostálgico que emanan los instrumentos.  Esto también ocurre con el siguiente tema, Record Store, que viene cargado de la esencia de The Sonics (Here Are The Sonics!!!) o de The Kingsmen; dos bandas de referencia del Garage de los años 60, y que tanto han enseñado a grupos contemporáneos, desde los Strokes a los abanderados de Matador e In The Red Records.

Con la fugacidad de Get Off My Reservation vuelve el lado más Punk de Broncho, es la presentación para la descarga que vendrá a continuación: Iggy Pop “vuelve” con fuerza acentuando los estribillos y los redobles de batería Losers, un tema que, haciendo honor al título, nos contagia de esa rabia que se contiene hasta llegar a los coros. Un corte soberbio, y muy bien llevado. Otra prueba más de que Broncho será uno de los grupos de referencia en los próximos años, y ya comparado por algunos medios, incluso, con los primeros Strokes.

Ya para finalizar llegan Psychiatrics y la homónima Can´t Get Past The Lips que, sin llegar a transmitir la fuerza y urgencia de los primeros minutos, se acercan a los Saints del principio (I´m Stranded) e incluso a Another Music In A Different Kitchen, con esas líneas de guitarra oscuras asfixiando bajo el resto de elementos.

En definitiva, un disco de verdad, natural, directo; Broncho utiliza la fórmula perfecta de lanzarnos temas breves, pero muy intensos. Un paquete cargado de rabia y coraje que, en 21 minutos, nos ha seducido para agarrar nuestros huesos, y no soltarnos. Un placer escuchar una banda que sabe lo que hace, y lo hace muy bien. Vuelvan a poner Try Me Out Sometime, con una vez no basta.

Luis Fernández

Luis Fernandez
Este polivalente músico formó parte del equipo de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2013. Actualmente prosigue su carrera musical como integrante de diversas formaciones.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti