5 músicos muertos y explotados

En la historia de la música han existido carreras tan breves como intensas. Un considerable número de genios despidieron el mundo sin que éste estuviese preparado para ello y es que por muy brillante que sea el recuerdo, la ausencia se sigue palpando con el paso de los años.

Es este sentimiento de añoranza el que los círculos cercanos al músico han aprovechado en infinidad de ocasiones para continuar explotando su carrera, supeditando la dignidad a cantidades ingentes de dinero. Estos son algunos de los casos más destacables:

La riqueza de Michael Jackson ha ido multiplicándose tras su muerte, nada extraño contando con que en estos cinco años ya han sido publicados dos álbumes póstumos: ‘Michael’ (Epic, 2010) y el reciente ‘XSCAPE’ (Epic, 2014) con éxito considerable. Nada extraño conociendo lo ocurrido en casos anteriores.

El Rey del Pop había sembrado una carrera de 46 años que los continuos escándalos de su vida personal llegaron a dejar en un segundo plano, culebrones que continuaron con su herencia. En 2012 se llegó a expandir la noticia de que los hijos del cantante habían secuestrado a su abuela, algo que finalmente se zanjó como un complot por parte de los hermanos de Michael, a quienes el cantante no dejó nada, sospechando ya de la conspiración que podrían llevar a cabo.

La última en relacionarse con este legado ha sido Lady Gaga, que dice quiere proteger los objetos personales de Jackson para que no caigan en manos equivocadas. Por ello va comprando los más simbólicos con el fin de que formen parte de un museo honorífico.

[TS-VCSC-Spacer height=”7″]

La avaricia iba unida a la vida de Hendrix antes de que una mezcla de somníferos y alcohol hiciese al mundo despedirse del sonido inigualable de su guitarra.

Fue a sus 27 años, el 18 de septiembre de 1970, y aunque en un principio todo apuntaba a un exceso del artista, en 2009 salió a la luz una nueva versión. James Wright redactaba en su libro Rock Roadie que fue Michael Jeffery, el representante de Jimi, quien le obligó a mezclar vino y pastillas, ya que iba a despedirlo y con la muerte de su cliente podría cobrar el seguro de vida del mismo. Una noche de copas sería lo que hizo a Jeffery confesar.

Igualmente, aprovechando que su figura ya se alza a la altura de leyenda, se han llegado a explotar una docena de discos póstumos. Que contuviesen material inédito o no, es lo de menos. Los millones de dólares que produjo su legado fueron en un principio ocultados a su familia por parte de los administradores de Hendrix, dinero que después recuperarían para invertir en el museo Jimi Hendrix Experience Music Project, una importante atracción turística en Seattle.

[TS-VCSC-Lightbox-Gallery content_images=”57448,57449″ content_images_size=”medium” lightbox_size=”full” content_images_titles=”Torre de guitarras en el museo Jimi Hendrix Experience Music.,Homenaje a John Lennon en Central Park., ” content_style=”grid” data_grid_breaks=”240,480,720,960″ data_grid_space=”2″ data_grid_order=”false” lightbox_pageload=”false” thumbnail_position=”bottom” thumbnail_height=”100″ lightbox_effect=”random” lightbox_autoplay=”false” lightbox_speed=”5000″ lightbox_backlight=”auto” lightbox_backlight_color=”#ffffff” lightbox_social=”true” margin_top=”0″ margin_bottom=”0″][/TS-VCSC-Lightbox-Gallery]

El 8 de diciembre de 1980, alrededor de las 10:50pm, John Lennon regresaba a su apartamento de Nueva York cuando Mark David Chapman le disparó cinco veces seguidas por la espalda provocándole la muerte. Entonces el mundo decía adiós al músico que había marcado un antes y un después en los ’60 con The Beatles. Que fuese una personalidad digna de recordar aún hoy es la excusa que muchos han aprovechado para seguir aumentando la rentabilidad de Lennon.

Su viuda Yoko Ono ha sido una de las encargadas de mantener viva la llama y así organizó una exposición sobre los años de John en Nueva York, que hoy sigue alimentándose en la web oficial. Igualmente, incontables libros y películas se han publicado en torno a su vida. Sin olvidar su alcance en las subastas, donde se llegó a vender el manuscrito de la canción ‘A Day in the Life’ por 1,2 millón de dólares.

Si hay un músico que sigue presente tras su muerte, ese es Kurt Cobain. Fenómeno que debemos en gran parte a su esposa Courtney Love, lo que no quiere decir que deje en buen lugar al que fuese líder de Nirvana.

Desde aquel 5 de abril de 1994 en que fue encontrado con un disparo en la cabeza, nada hay claro sobre su muerte a pesar de que se afirmó oficialmente como un suicidio. La mala relación con Courtney ha apuntado en infinidad de debates a que fuese ésta la responsable, y es que ni siquiera veinte años después le quedan palabras bonitas para su esposo, de quien recientemente ha dicho que estaba desesperado por ser una estrella del rock.

Años y años de disputas con declaraciones contra él e incluso enfrentamientos con otros miembros de la banda, como es el caso de Dave Grohl, han coronado a Love máxima responsable de la explotación sin medida de la vida de Kurt. Algo que huele descaradamente a pasión por el dinero si se tienen en cuenta, además, aspectos como el enorme éxito del box set ‘With The Lights Out’ (Geffen, 2004) que contenía material inédito, presentaciones en vivo y caras B de la banda.

[TS-VCSC-Spacer height=”7″]

El misterio sigue rotando en torno a la muerte de Bob Marley como ocurre en el caso de otros ya convertidos también en mitos. Cuatro años lidiando con un cáncer devastador, del que también mucho se ha especulado, acabaron con la vida del padre del reggae. El álbum recopilatorio ‘Legend’ (Island, 1984) alcanzó los 20 millones de copias, como muestra del éxito que la figura de Marley aún podía emanar.

Estos beneficios se sumaban a una herencia de más de 20 millones de dólares y ante la que no existía testamento alguno, algo que llegó a convertir a su esposa Rita en acusada por extracción ilegal. La misma, así como sus hijos, se asociaron a una empresa encargada de poner en marcha el restaurante Bob Marley: A Tribute To Freedom, que lejos de respetar la esencia del jamaicano pretendía incumplir muchas premisas de su religión.

Yendo más allá y no satisfecha con todos los ‘greens’, como ella llama a los dólares que gustaba cobrar al contado, en 2004 colaboró en una biografía de su marido que escribió Hettie Jones y donde criticó su higiene, sus infidelidades e incluso una actitud violenta. Con todo ello, tres años después trató de exhumar los restos de Bob para enterrarlos en una localidad de Etiopía alegando que él lo hubiese preferido, sin embargo, las autoridades jamaicanas se lo impidieron.

Sheila Martínhttps://hablatumusica.com/
Periodista. Formó parte del equipo de HABLATUMÚSICA.com de 2013 a 2014. Actualmente prosigue su carrera como Responsable de Redes Sociales en Agencias de Comunicación.