Inicio OPINIÓN BATALLA DE BANDAS Triángulo de Amor Bizarro VS El Columpio Asesino

Triángulo de Amor Bizarro VS El Columpio Asesino

Desde hace años que el indie patrio se escribe con letras cercanas al rock, con ese tipo de pesadez que huye del cantautor al uso o de las guitarras acústicas. Los grupos destacados de estos géneros se pueden encontrar en los panoramas más ocultos y también más prometedores del país. Sin alejarnos mucho de la cornisa cantábrica tenemos dos buenos ejemplos: Triángulo de Amor Bizarro Columpio Asesino

Triangulo de Amor Bizarro vs El Columpio Asesino

 

¿Qué puedo decir? Hoy me toca defender a una banda que toma su nombre prestado de una de las mejores canciones de la historia: Bizarre Love Triangle. El sencillo que New Order editó en 1986 es la única canción que consigue ponerme los pelos de punta en cada escucha, en cada versión, en cada arreglo; es un corte único y que pese a que ha sido demasiado radiado, sigue vivo, fresco, y consigue levantar el ánimo a cualquiera. Con esta perspectiva se presentó en 2006 Triángulo de Amor Bizarro: un joven grupo gallego que tenía que ser capaz de justificar ese nombre. Cinco años después son una de las referencias en nuestra música, así que lo consiguieron.

Hoy toca medirlos con otra de las bandas de más nivel que tenemos ahora mismo, El Columpio Asesino. Realmente en la cuestión del nombre los gallegos ya me han ganado, pero hoy no estamos aquí para hablar de tonterías. Vamos a hablar de canciones:

El Fantasma de la Transición fue la primera canción que escuché de Triangulo de Amor Bizarro, y al margen de toda la ristra de referencias evidentes (The Jesus, Creation, etc, etc), me dejó paralizado: había algo, en la voz, en la atmósfera, que te atrapaba, que te absorbía. Volvían los sentimientos, el alma, la furia… era un corte diferente, con una letra quimérica, fantasmal, que sobresalía por encima de todo lo que se había lanzado ese año. El primer disco de los gallegos era un conglomerado de referencias, de buenos grupos, pero con un toque diferente, especial, que destacaba entre todo lo demás. Una de las principales diferencias entre El Columpio Asesino y TAB es esa personalidad, ese carácter propio, tan diferente de cada uno, y en el que podría resaltar el de los coruñeses.

Con solo un disco, Triángulo de Amor Bizarro se convirtió en una de las referencias dentro de nuestra música independiente, convirtiéndose en la gran esperanza después del vacío dejado por Los Planetas, capaces de fichar por una BMG abanderando un sonido diferente y un concepto propio. Y así, en el año 2010 llega Año Santo, la reválida. El segundo largo de los gallegos llega con un cañonazo: De la Monarquía a la Criptocracia es el single capaz de llegar a un público inmenso, y acompaña a la perfección al resto de cortes del título, más oscuros y propios.

Cuando hablamos de TAB tenemos que señalar a Spacement 3, a Jeff Mangum, The Jesus And Mary Chain, pero también el sentimiento desgarrado de Fernando Alfaro y sus Surfin Bichos: la joven banda ha conseguido crear una entidad propia, coherente con todos sus movimientos. Esta es una de las principales diferencias con El Columpio Asesino, donde no se entiende la entidad como tal.

Sin embargo, al margen de imagen, de nombres, y de otras cosas un tanto absurdas (pero, lamentablemente, necesarias en la época en la que vivimos) las canciones de Triángulo consiguen llevarme a otro lugar: en algunos momentos la voz de Isabel consigue recordarme porqué Viaje de Redención de Surfin Bichos conseguía alegrarme los malos momentos, o cómo J me los amargaba con el Super 8. Hay canciones con alma, salidas de las entrañas, y eso, no lo tienen todos, por muchas veces que suenen en la radio.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-one” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]

Triangulo de Amor Bizarro vs El Columpio Asesino

La idea que rodea la propuesta de El Columpio Asesino es la que empujó a Filippo Tommaso Marinetti a crear el Manifeste du Futurisme aquel 20 de febrero de 1909. Buscar otras formas diferentes de expresar los sentimientos interiores y las circunstancias de la vida a través del arte. En este caso, hablamos de la música, en el de Filippo, de la poesía.

Los de Pamplona comunican su propuesta con señas visibles artificiales y tangibles, unos iconoclastas modernos que cargan Perlas y Diamantes de peso simbológico, mientras juegan con historias de la tradición cristiana y las leyendas del antiguo testamento.

Todo ello viene aderezado por una experiencia larga de más de diez años haciendo música, desde la escena underground de toda España, hasta giras por China, Filipinas, América del Sur y Central y papeles importantes en varios festivales, todos ellos ganados a pulso con trabajo y esfuerzo.

Mientras tanto, al otro lado del ring tenemos a Triángulo de Amor Bizarro, que aparecen justo cuando ser indie está de moda y casualmente se lanzan automáticamente por toda la prensa musical de la mano de un sello potente. De la noche a la mañana los gallegos son el boom del momento y con dos discos ya son una referencia en toda la península.

El éxito de Triángulo de Amor Bizarro es un ejemplo de estrategia comercial de Mushroom Pillow, sólo hay que ver que cuando llevaban el mismo tiempo y una calidad comparable, El Columpio Asesino estaban teloneando a Tequila en las fiestas de Fuenlabrada y Triángulo recibiendo invitaciones para tocar en festivales por todo el país. Esto provocó que la música de los de Pamplona sea más madura, con una creación pausada y creíble, y la de los A Coruña se base en la pose y en imitar a los ídolos del shoegaze y el post-punk.

Los dos grupos tienen una sonoridad oscura aunque escuchable, las letras de Triángulo mezclan el dadaísmo onírico moderno de no saber qué decir si no es con frases incongruentes con el costumbrismo que recuerda situaciones habituales, como hacían Ataque de Caspa. Por contra, las letras de los navarros son relatos de noches impías, referencias a las drogas como símbolos de la oscuridad y la decadencia actual, pero no a modo de crítica.

El Columpio Asesino ha levantado su propio estilo machacón e iconoclasta en España, fieles a su estilo durante muchos años y trabajando duro para dar a la música alternativa un hueco en el gusto del gran público. A Triángulo de Amor Bizarro les queda mucho para tener su propio estilo y dejar de ser el grupo de nueva oleros que hace que los amantes del noisy extranjero puedan entender las letras, acuñar algo propio en lugar de hacer más cercana música que han alumbrado otros.

 

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.

4 Comentarios

  1. Bodas…

    Los recuerdos de matrimonio. Las bodas están cada época más sofisticadas y glamorosas. La presentación y la cubierta de los recuerdos de matrimonio deben emanar únicas y llamativas. A menudo la opción de que manera se presenta un llamada de matrimonio …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here