Dry the River | Shallow Bed

-

SONY

 

[2012][8]

El 5 de marzo estaba marcado en rojo en la agenda de muchos británicos por el lanzamiento de Shallow Bed, álbum de debut de los londinenses Dry The River. El estilo de estos cinco jóvenes, que al igual que Michael Kiwanuka también fueron nominados al BBC Sound 2012, es una curiosa mezcla entre el folk y rock. Una especie de Mumford & Sons sin mandolina ni banjo y con más mala leche. Su líder y vocalista, Peter Liddle, ha reconocido en más de una ocasión la peculiaridad de su música, debida en gran parte a los gustos de cada miembro del grupo. “Cada uno de nosotros tenemos influencias musicales diferentes. Por eso le gustamos a la gente, ¿no?”, se planteó Liddle en una reciente entrevista a la BBC.

Tras lograr un éxito tremendo con su EP Weights & Measures y telonear a The Antlers en su gira a finales del año pasado, Dry The River han dedicado los últimos cuatro meses a finiquitar su ópera prima, que en dos semanas ha logrado notables registros de ventas, especialmente en el Reino Unido. Sus melodías, que combinan a la perfección con la intensidad de las calles de Londres y el ambiente gris y lluvioso de la capital británica, les han erigido como una de las sensaciones actuales y agotan entradas allá donde actúan. Ante tanta expectación, ellos han respondido con un trabajo compacto y con mucho carácter, formado por doce cortes que certifican el talento y el futuro de estos cinco muchachos.

En Shallow Bed, Dry The River juega con una constante combinación de elementos folk y rock. A las guitarras crudas de Animal Skins, que abre el álbum, le responden el dulce y melancólico acompañamiento de cuerda de Shield Your Eyes. Todos los ritmos están punteados excelentemente por la tremenda voz de Peter Liddle, miembro de la escuela Zach Condon, voz de Beirut. Sin embargo, los coros son algo recurrente en el disco, como demuestra el estribillo de una de sus primeras canciones, Weights & Measures.

A medida que va avanzando este Shallow Bed, intenso y épico, nos encontraremos con un buen puñado de cortes que empiezan dóciles pero que van in crescendo poco a poco y terminan siempre arriba: History Book, Demons, Lion’s Den o el propio No Rest, del que hablaremos más adelante. Bible Belt prepara el terreno a No Rest, el auténtico temazo de este Shallow Bed. Hermosa en forma y potente y apasionante en fondo. Su “I love you in the best way possible” hace meses que retumba y retumbará en nuestras cabezas.

Tras escuchar varias veces este trabajo, parece que lo de Dry The River va en serio. Aunque por encima de todo, han demostrado que el término folk es mucho más amplio de lo que a veces imaginamos. Y las doce canciones que forman este recomendable disco son la mejor prueba de ello.

por Sam Gutiérrez

__________________________

+Los vídeos, en Hablatumusica.TV

Avatar
Sam Gutierrez
Barcelona, París i ara Londres. Periodista. Escric a @hablatumusica. Good taste in people, music and cinema. Basketball player, Euston Power (London Premier).

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti