Gossip | A Joyful Noise

Como una virgen. En su quinto álbum Beth Ditto adopta la misma actitud con la que una joven afronta su primer juego sexual, igual de fría (casi gélida), angustiada y desesperante, aburrida y torpe. Con una idea preconcebida y equivocada de lo que es un orgasmo. Sin duda Ditto sabe lo qué es un buen polvo pero su búsqueda infatigable hacia el éxito en EE.UU. le ha distraído demasiado, tanto que A Joyful Noise es sexo del malo, del tedioso. Y así difícilmente llegaremos al orgasmo.

Gossip siempre ha jugueteado con el lado frívolo de los 80’, con ese sonido comercial que las divas del pop utilizan para ser catalogadas como reinas. Pero nunca han caído en esa fórmula, hasta ahora. Tras Music for Men un disco magnético, muy divertido y casi extravagante producido por Rick Rubin -el tipo que hacía los arreglos de Johnny Cash o de Mick Jagger  o de los Red Hot Chili Peppers, el viejo con melena y barba que tomó parte en el álbum 21 de Adele– los estadounidenses se han sumergido en un synthpop pachanguero en el que rebosan los sintetizadores. Y el mérito es de Brian Higgins, él ha convertido el turbador lamento de Ditto en un canto calculado y sintético en pos de una melodía disco barata pero supuestamente eficiente a la hora de escalar en las listas.

Seducir al público tiene un precio. Gossip lo han pagado con un disco demasiado homogéneo que aburre y cansa. Eso que buscaban, el hit, el tema que les serviría para ganarse el estrellato en América, no lo han encontrado. Es más, el álbum contiene varios y abultados pinchazos. Ni rastro de canciones como Heavy Cross o Love Long Distance, piezas llenas de fuerza con mucho más potencial para no dejar de sonar en las radios que todo A Joyful Noise. A pesar de la insistencia de Higgins por la electrónica discotequera sólo hay un corte con suficientes cualidades como para persistir en las listas o para que el Dj de turno haga una remezcla loquísima. Esa canción es Move In The Right Direction, una pastelada donde los sintetizadores ahogan el instrumento más importante de la banda, la increíble voz de Ditto. Esta descarada y voluptuosa dama nunca ha buscado emular a nadie pero en este corte parece una mala copia de Madonna.

La electrónica facilona que Xenomania utiliza para Kylie Minogue o para Sugababes ha arrebatado el funk concentrado y el punk rosáceo que hacían de Gossip un producto inusual. Melody Emergency es un adelanto de lo que ofrece el resto del álbum, una canción cuyo potencial se basa en varios Uhhh acompañados por uno duro guitarreo que jamás volveremos a oír. La mezcla del disco es abusiva, los sintetizadores ahogan cualquier rastro de cuerdas. Por otro lado la batería posee una personalidad anodina, tan insustancial que pasa desapercibida. El LP contiene engendros como Get Lost -su vulgar melodía nos hará viajar a un tiempo pasado que no fue mejor­-, o Get A Job, una sintonía machacona donde la irreverencia de las palabras de Ditto quejándose de una niña rica suenan a broma.

No todo son malas noticias, como en todos los desiertos en este también hay oasis. Casualties of War es uno de ellos. Sigue teniendo las manchas de Xenomania pero esta vez todo tiene sentido, la guitarra de Brace Paine obtiene un protagonismo estimulante y los sintetizadores están callados casi toda la canción. Podría estirarme y hablar más y mejor de alguno de los cortes que pueden salvarse de la quema, pero creo que lo justo es terminar con Perfect World, el single del disco. La pieza sagrada que debería ocupar ese top tan ansiado tiene un comienzo que podría valer para los créditos de una de esas series de hospital que tanto gustan mientras que el resto de canción divaga entre lo comercial y lo transparente. Pero lo que más duele es escuchar a Ditto reprimir su talento olvidándose de eso que mejor hace, forzar con desesperación y angustia sus cuerdas vocales.

Es evidente que A Joyful Noise es sólo un trámite que desgraciadamente ha salido regular tirando a mal, pero al fin y al cabo los músicos deben ignorar las expectativas de los demás si realmente se respetan a sí mismos. Y me da que Beth Ditton se quiere, y mucho.

Berto Barroshttps://www.bertobarros.com
Creador y Director de hablatumusica.com.