The Babies | Our House on the Hill

-

Llegar a la cima de una colina es complicado. Tienes que recorrer un largo camino, sinuoso en ocasiones. Dicho trayecto comenzará, como toda rasa marina, a nivel del suelo. Luego, una breve ascensión, que se irá empinando cada metro que avances.  Comenzarán a pesarte las piernas, la mochila, tendrás que ser fuerte y asumir que, si quieres seguir subiendo, tendrás que sudar mucho.

Utilizando ese símil, y musicalmente hablando, hay grupos que aspiran a no salirse del camino y llegar hasta ahí arriba. Por desgracia la Púa del Destino (Pick of Destiny) de Tenacious D no existe, con lo que sólo les queda su labor y su buen hacer para lograr su objetivo. Por no decir sus… Bemoles. Este es el caso de The Babies.

El grupo ha presentado recientemente su disco Our House on the hill, con el que pretenden seguir ascendiendo en esa carrera eterna, como todo músico que se precie. La banda de Nueva York, más concretamente de Brooklyn, nos trae sonidos frescos, buena música y, sobre todo, indie rock del bueno, sin entresijos o dobles sentidos. El segundo álbum de The Babies es todo un soplido en la cara que despertará y te hará desperezarte del todo. Es de esa música que te transmite la sensación de estar como en casa, allá donde estés. El grupo, dirigido por la guitarrista Cassie Ramone de The Vivian Girls y Kevin Morby de Woods, sigue en la línea de su disco anterior, de nombre similar al de la banda, si bien la producción ha mejorado considerablemente.

Volviendo a nuestra particular colina, en la parte baja (que aún así ya es bastante alta por su calidad) está That Boy. Esta canción, con influencias Folk, se nota que está desarrollada por Morby, debido a las influencias de su otra banda, que también ha sido sinónimo siempre del buen gusto y del trabajo duro. Quizás desentona algo con la línea general del LP, pero no por ello es baja en calidad. Wandering es un caso similar.

Vamos subiendo, siguiendo con nuestro camino, y a mitad de esta escala nos encontraríamos con temas como Baby. Cantado íntegramente por Ramone, su sonido Noise es palpable. Algo mejor es el tema Mess me around. Morby es, esta vez, el maestro de ceremonias, mientras que la fémina del grupo es la corista.

Por último llegamos a la cima de la colina donde The Babies deciden instalar una casa. Es imposible que una metáfora así no traiga recuerdos a cualquiera que se precie como un ser humano. La búsqueda del hogar perdido, ser el Ulises que, tras mucho viajar, acaba llegando a su ansiado hogar. Qué suerte la suya. Allí, en la habitación de invitados se encuentra Alligator, y en la cama matrimonial, Slow Walking.

¿Conclusión? Quedan colinas más altas que subir pero, de momento, ya tienen una cima conquistada. Es como de unos 5000 metros de altura, pero para llegar a subir algún 8000, todavía les queda. Pero van bien, muy bien. A seguir así, The Babies.

  • Y a ti, ¿qué te ha parecido el disco? Escúchalo al completo aquí.
Carlos Arguelles
Carlos Arguelles
Proyecto de periodista y publicista. Redactor de Hablatumúsica. Community Manager y representacion online.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti